jueves, 30 de octubre de 2008

¿Serán los diarios empresas de internet?

Por JUAN VARELA (SOITU.ES)

MADRID.- Es el fin, gritan algunos. The Christian Science Monitor, uno de los diarios más reputados de Estados Unidos con varios Pulitzer en su haber, deja de publicarse en papel durante la semana para hacerlo sólo en la web y acompañarlo con una edición impresa de fin de semana. Y no será el único. Es la hora de los nuevos modelos de negocio y de distribución para la información. Las claves: gratuidad, internet y distribución multiplataforma.

"Tenemos el lujo, y la oportunidad, de dar un salto que muchos diarios darán en los próximos cinco años", declara John Yemma, director del Science Monitor. Cuando las ventas de ejemplares y publicidad bajan y sólo internet crece, los medios empiezan a pensar en otra forma de llegar al público de la información.

Hacia ese objetivo van cambios como los del Monitor, la reciente decisión del británico The Guardian de distribuir sus contenidos íntegros por sindicación RSS, la conversión de CBS al éxodo del público de la televisión a YouTube, la apuesta de RTVE o la BBC por la web o la proliferación de widgets ofrecidos por los medios para aprovecharse de la distribución viral de internet y colocar sus contenidos –y su publicidad- en otras webs.

Es el sueño de William Gibson, uno de los gurús del ciberpunk, creador de la palabra ciberespacio y que un día dijo: "El futuro ya está aquí, aunque no está bien distribuido". Ahora empieza a distribuirse, al menos para los medios.

Porque la información sufre un problema de consumo mayor al de audiencia en la economía de la atención, aunque todavía hay mucho camino por recorrer. Sólo la mitad de los internautas españoles lee diarios digitales frente a un 41% de la población que lee diarios. Y sólo el diez por ciento dice leer sólo prensa digital (Fundación BBVA 2008). Todavía hay menos lectores en papel que en internet, pero la cifra va creciendo porque muchos dejan de leer el papel y los nativos digitales ya sólo leen en pantalla o cuando les ponen en la mano un gratuito.

Lo más caro de la prensa es la impresión, el papel y la distribución. Consumen el 60% del coste de un diario. Pero también han sido su razón de ser y su esencia durante tres siglos. Pero el modelo de acceso y distribución de la información ha cambiado y sus dos factores clave son la gratuidad e internet. El gran problema de la prensa es que los ingresos vienen en más de un 90% del producto papel, donde la publicidad es todavía entre 10 y 20 veces más rentable que en internet.

"Todo el mundo habla de nuevos modelos. Este es un nuevo modelo", explica su director. La presidenta del consejo de administración del diario, Judy Wolff, lo deja claro: "Planeamos sacar ventaja de internet para distribuir el periodismo del Monitor más rápido, mejorar su oportunidad y relevancia, aumentar los ingresos y reducir los costes". Los principios clásicos de la buena distribución periodística.

La consolidación de internet como el nuevo espacio de la comunicación y el consumo de información avanza inexorablemente mientras la prensa pierde difusión o la mantiene a fuerza de costosas promociones que cada vez dan menor resultado en venta de ejemplares, aunque se hayan consolidado como una buena fuente de financiación.

Por eso algunos diarios comienzan a pensar en soluciones como la adoptada por el Monitor: dejar de publicarse de lunes a viernes, cuando menos ejemplares se venden, o adelgazar al máximo y concentrarse en el fin de semana e internet. El fin de semana ya representa en muchos diarios casi el 50% de los ingresos totales, tanto por publicidad como por venta, así que la ecuación parece sencilla.

Unos cuantos han respondido a la crisis de venta haciéndose gratuitos de lunes a viernes, como el Manchester Daily (del grupo de The Guardian), intentando quedarse con lo mejor de todos los mundos: presencia y publicidad en papel e ingresos por difusión los fines de semana. ¿Cuadrarán las cuentas? Por ahora parece que no, más cuando los gratuitos sufren su primera gran crisis tras los pasados años de crecimiento.

La solución del Monitor sólo es adecuada todavía para diarios pequeños y con aspiraciones de rentabilidad mucho más bajas que en el negocio tradicional. Aunque muchos expertos, como Philip Meyer, autor del influente libro The Vanishing Newspaper y que fechó la muerte del diario de papel en el año 2043 (ahora piensa que será antes), cree que ese es el único futuro posible. Las cotizaciones en bolsa de los grandes diarios y sus necesidades de adelgazamiento parecen corroborarlo.

Pero la situación del Monitor es atípica. Sus 52.000 ejemplares se venden por suscripción y sólo son una cuarta parte de los que vendía hace 20 años. Es una empresa sin ánimo de lucro cuya principal financiación es la aportación de la Iglesia de la Ciencia Cristiana, con quien comparte fundador. En el ejercicio recién terminado, el diario perdió 18,9 millones de dólares compensados con 12, 1 millones de la iglesia y el resto por otros donantes. Con su nuevo modelo esperan rebajar las pérdidas a 10,5 millones de dólares el año 2013. Pocos medios comerciales pueden resistir tanto.

Y, como está ocurriendo con el resto de la prensa -hoy Time y Gannett han anunciado 3.600 despidos en Estados Unidos mientras en España siguen los recortes y eres en medios como El País, El Mundo o La Gaceta de los Negocios- también el Monitor deberá recortar su redacción de 95 personas, porque ningún medio digital es capaz de sostener por el momento redacciones como las de los medios impresos.

Y aunque algunos gurús de internet como Marc Andressen, creador de Netscape y ahora dueño de la compañía de redes sociales Ning, crea que el futuro de los diarios es convertirse en empresas de internet, el problema es el cambio de negocio y estructura radical que se requiere: menos facturación, rebajar los costes, redacciones mucho más pequeñas y un modelo de información y publicidad distribuido. Pero el futuro comienza a llegar.

Fuente: www.soitu.es.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: